La Escleroterapia es una técnica que consisten en inyectar un químico esclerosante especial en las varices para dañar y cicatrizar el recubrimiento interior de la vena, provocando su cierre al inflamarse las paredes de la misma. Con el tiempo, el vaso sanguíneo cicatriza y desaparece. Su uso se remonta a los años 30 para el tratamiento de varices y arañas varicosas, por lo que se trata de una técnica ampliamente probada.

Durante este procedimiento, la pierna a tratar permanece en una posición elevada para que la sangre se drene, y el esclerosante se inyecta con una aguja muy fina directamente dentro de la vena varicosa.

El tratamiento realizado por un médico dura  entre 5 y 30 minutos, dependiendo de nuestra condición médica, de cuántas varices se vayan a tratar, y del tamaño y la localización de las mismas.

Tras la inyección del esclerosante, se aplica presión sobre las venas para evitar que la sangre retorne cuando el paciente se incorpore. Es posible que tengamos que llevar medias de compresión o vendajes elásticos durante varios días o semanas para mantener dicha presión.

Es posible que tengamos que repetir sesiones y recibir varias inyecciones por sesión, siempre dependiendo de la extensión de las varices y del tipo de esclerosante utilizado.

Indicaciones:

  • Arañas varicosas y pequeñas varices que no suponen un problema serio de salud.
  • Pequeñas venas varicosas que reaparecen tras una cirugía de varices convencional.
  • Varices grandes, cuando se usan técnicas mínimamente invasivas.
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.